"Hoy es siempre todavía" Antonio Machado

lunes, 4 de mayo de 2009

Otra historia de ciencia ficción


En un pueblo que casi nadie conocía, vivía el señor Blas, que era un científico.
Como todos los días después de comer, se sentaba en el balcón a mirar las nubes, y si no había nubes a imaginar que venían extraterrestres.
Era un día soleado, había tenido mucha faena en el trabajo. Llegó a su casa, comió, y se fue al balcón.
De repente, una luz le iluminó, esa luz venía del cielo, se quedó mirando un buen rato a ver qué era. Pensó “Serán los robots que vienen a atacarnos¡ oh! ¡no!”.
Ante sus ojos aterrizó un platillo minúsculo y, salieron dos minis extraterrestres, cada vez se iban haciendo más grandes. Eran verdes ,con los ojos saltones, con dos antenas y con pies de pato.
Cuando los vio se asustó, pero poco a poco se tranquilizó
El científico dijo:
- ¿Qué hacéis? ¿Por qué habéis venido?
- Queremos decirte que si vienes con nosotros te enseñaremos el cielo.
Sin pensárselo dos veces se subió en la nave.
Le enseñaron el mundo en una 1 hora, y lo volvieron a llevar a su casa.
- Me ha encantado, si quieres ven conmigo y yo se lo diré al alcalde.
- ¡Vale!
Cuando vieron a Blas entrar con los dos extraterrestres todos se quedaron mirándolos.
Cuando él les contó lo del espacio, pensaron que todos los extraterrestres deberían estar en la tierra porque eran amables.
Todo esto ocurrió en 2090.

2 comentarios:

Ismail dijo...

¡Enhorabuena por el premio Edublogs 09!

Elisa Armas dijo...

Enhorabuena, ¡qué ilusión hace!, nos vemos en Madrid.