"Hoy es siempre todavía" Antonio Machado

jueves, 22 de julio de 2010

Panenya: Capítulo 1. Pequeño hombre del bosque

Prólogo: ¿Qué es Panenya?


Este era un lugar tranquilo y pacífico, hasta que llegó él.
Todos en Villa Caracoles decían que Panenya era un ser mítico que podía entrar en el cuerpo de una persona y hacer de todo con su cuerpo. Pero eso sí, si el cuerpo moría, él también lo haría.
Bueno, ya os he contado qué es Panenya, pero no sabéis que ha pasado para que yo tenga tanta emoción en escribir estos textos.
Perdona por si no me he presentado, soy Hackett, tengo 14 años y aquí empieza mi historia.

___________________

Todos los martes, voy a casa de la señora Muffy a darle las medicinas, que aunque eran pocas, necesitaba un poco de compañía ya que tenía alcéimer y la mayoría de las cosas no las recordaba de un día para otro.
Uno de esos martes fui a su casa a darle las medicinas.
Cuando entro siempre pregunta lo mismo:
-¿Quién eres?
- Soy Hackett señora Muffy..
-¿Señora Muffy? ¿Y esa quién es? ¿No me estarás poniendo los cuernos? ¿Eh, Roberto? Que hoy la tenemos.
-Señora, yo soy Hackett y usted es la señora Muffy
-Jajaja, si tengo nombre de dibujo animado
-(Mira como sí se acuerda de lo que le interesa a la vieja) Sí, jaja.. (Pues a mí me ha hecho una gracia).
-Bueno, bandido, vete o llamo a la policía.
-Señora, vengo a darle las medicinas.. - contesté
-Vale, pero cómo me hayas puesto algún sedante o algo de eso..
-Pues al final habrá que dárselo para que se calle.. - me dije a mí mismo
-¿Que dices jovencito?
-Tome, aquí tiene..
-Gracias, ¿cómo decías que te llamabas Roberto?
-Hackett - contesté
-El nombre tuyo.. tiene un significado precioso..: pequeño hombre del bosque. - dijo asombrada - Dicen que los que poseen ese nombre se comunican con la naturaleza y con los Panenya..
-Señora.. ¿usted que es, una maruja o una enferma de alcéimer? - contesté bruscamente
-¿Estoy enferma? - dijo tristemente - Pues tú me ayudarás a recordar
-No soy mago señora
-Lo dudo..
-¿Pero usted está loca?
-Jajaja, me estaba quedando contigo, - rió - dicen que los pequeños hombres del bosque pueden curar cualquier enfermedad con la ayuda de un Panenya.
-Señora, que eso es un cuento de niños - repliqué
-¡No! Yo he visto uno.. era enorme, tenía aspecto medio humano medio de pájaro - dijo
-¿Y usted tiene alcéimer? Yo creo que tiene cuentitis..
-Hijo, tendré poca memoria, pero me acuerdo de lo más importante hasta ahora, ¿quién dice que dentro de unos días me acordaré de eso? Por eso te lo digo, a lo mejor hay cura para esta enfermedad y posiblemente esa cura son los Panenya.
-Señora, estamos en el siglo XXI, ¿cómo narices cree que me voy a tragar eso?
-Estamos en Alemania en un pueblo rodeado de bosques, ¿por qué no es posible?
-Pero.. Bah, está bien, haré lo que pueda, pero explíqueme lo que quiera que haga para que usted recuerde - dije en un tono desinteresado
-Ve al bosque cuando caiga el sol, allí encontrarás una trompeta escondida donde la gente algunas veces se mete, pero lo hace por error y en realidad no quiere.
-No entiendo nada, bueno, voy a ver ese sitio o lo que sea..
-Adiós chico, ¿vienes mañana?
-Si puedo si, si no el martes - dije acercándome a la puerta de salida
-Mañana mejor, ¡encuentra eso! - gritó
-Está bien - dije cerrando la puerta

Fui a mi casa y cogí los bártulos para investigar ese sitio.
Llegué a aquel lugar oscuro y vi algo moviéndose entre la maleza, que resultó ser el viento.
De repente se oyó un aullido. Y a continuación oí voces en mi interior.
Pero no me asusté, seguramente eran alucinaciones del miedo que tenía.
De repente vi que una sombra se acercaba más y más.
Esa sombra saltó hacia a mí.
Me arañó toda la cara y le di con un palo que había al lado mía y quedó inconsciente.
Era un lobo y de su boca asomaba algo brillante.
Me apoyé sobre su lomo para agacharme y ver que era lo que tenía aquel peculiar animal dentro de la boca.
Lo que me imaginaba, una trompeta, como dijo la señora Muffy:
Ve al bosque cuando caiga el sol, allí encontrarás una trompeta escondida dónde la gente algunas veces se mete, pero lo hace por error y en realidad no quiere.
La boca del lobo.. la señora Muffy llevaba razón, pero lo veo como una posible casualidad.
De repente, unas yerbas rodearon y apretaron al lobo hacia dentro de la tierra hasta que lo rodearon por completo y lo metieron bajo tierra.
Asustado, me fui a mi casa, dónde estaba mi madre, llevándome la trompeta conmigo.
Pero allí no había casa ni nada, mi casa se había reducido a cenizas.
De repente alguien me cogió por dentrás, era mi madre.
-Hijo, lo siento, no pude hacer nada para impedirlo..
-¿Ahora qué haremos? - contesté llorando
-Yo iré a Asia con tu padre, tu te quedarás con los padres de Roule hasta que consigamos dinero para el trayecto y llevarte con nosotros. Ya que todo el dinero que hemos ahorrado durante años, se ha quemado..
-¡Nooo! No quiero quedarme aquí y menos con esa psicópata - gritó
-Seguro que te gusta, pero lo quieres encubrir..
Resonó una risa por todo el pueblo que despertó a una vecina enfurecida.
-¡Niño, cállate, a ver si tomas ejemplo de las personas mayores! ¡Todos los niñatos sois igual de idiotas hoy en día! ¡Cuándo yo era pequeña..!(...)

Todos los martes y jueves un nuevo capítulo, el próximo se titula:
Problemas pueblerinos




jueves, 15 de julio de 2010